LO ÚLTIMO

jueves, 2 de octubre de 2014

PROPIEDADES MÁGICAS Y TERAPÉUTICAS DE LA PIEDRA DE LA LUNA








Llamada también ojo de pez u ojo de lobo, la PIEDRA DE LA LUNA (selenita o adularia), tiene la composición química de un fedelpasto (silicato múltiple de aluminio, potasio, sodio y calcio) de color blancuzco opalino, cristalizado en el sistema monoclínico, birrefringente y biaxial.
Su escasa dureza no permite un pulido acabado, por lo que no alcanza precios importantes en el mercado de las joyas, ya que además se raya fácilmente.
Los yacimientos más importantes se encuentran en Sri Lanka, Australia, Estados Unidos, Brasil y Colombia, pero los de mayor calidad están en los Alpes tiroleses.
Como particularidad, presenta un fenómeno óptico denominado adularescencia, que consiste en una serie de reflejos nacarados de efecto lunar, que le valieron su nombre; dado que este efecto se aprecia únicamente cuando los rayos de luz pasan en cierto ángulo a través del plano de clivaje, la adularia o piedra de la luna sólo puede ser tallada en forma de cabujones, generalmente redondos.
Energía: Proyectiva.
Planeta: Luna.
Elemento: Agua.
Deidades: Diana, Selene, Isis, todas las diosas lunares.
Piedra asociada: Cristal de cuarzo.
Metal asociado: Plata.
Poderes: Amor, adivinación, psiquismo, sueño, jardinería, protección, juventud, dietas.
Tradición mágico-ritual: la piedra de la Luna, es un fedelpasto opalescente azul, blanco o rosado, está íntimamente conectada con la Luna.
De hecho, tanto es así, que muchos la usan de acuerdo con las fases de la lunares.
Algunos dicen que es mágicamente potente durante la Luna creciente y menos durante la Luna menguante.
Sin embargo, otros la usan durante el aparente decrecimiento de la Luna en rituales de adivinación.
Ha estado dedicada desde hace mucho tiempo a las diosas de la Luna.
Las joyas rituales de la religión Wicca, muchas veces se hacen de plata y de piedras de la Luna.
Una verita mágica lunar puede construirse de plata, con una piedra de la Luna en el extremo y se usa solo para rituales mágicos.
Usos mágicos: Es receptiva y atrae el amor; usa o lleva una, para atraer el amor a tu vida; en una noche de Luna llena y bajo la luz del satélite, rodea una vela rosada y visualízate en una relación amorosa.
También es apreciada por su capacidad de resolver problemas entre los amantes, en especial aquellos que han peleado amargamente.
Sostén una piedra de la Luna, cárgala con vibraciones de amor, y désela a su afligida pareja; lo mejor de todo, es que puedas compartir este ritual con él o con ella, intercambiando piedras, logrando así entre los dos curar con su amor la relación.
A causa de sus asociaciones con la Luna, que provoca el Sueño, la piedra muchas veces se coloca debajo de la almohada, o se usan, para ir a la cama, cuentas de piedras de la Luna para asegurar un sueño tranquilo.
Como la malaquita y el jade, la piedra de la Luna está asociada con la jardinería.
Úsala mientras plantas o riegas, y entierra un pequeño trozo de esta piedra mientras visualizas tu jardín emitiendo fertilidad.
Para hacer que un árbol dé abundantes frutos, ate una piedra de la Luna a una de las ramas del árbol.
También es una piedra protectora para los viajeros.
A causa de que la Luna parece viajar a través del zodíaco, su piedra es un amuleto de protección al viajero.
Llévala cuando estés lejos de tu casa, en especial cuando viajes por aire o por agua; siendo un regalo perfecto para navegantes o amigos que van a tomar un crucero.
Los anillos de piedra de la Luna pueden usarse al nadar, para estar protegido cuando se está en el agua.
Durante los actos adivinatorios se usan cuentas o pendientes de piedras de la Luna; los psíquicos utilizan piedras de la Luna con sus naipes de tarot o piedras mágicas, para aumentar su capacidad psíquica.
Una esfera de cristal de cuarzo también se rodea con estas piedras antes de comenzar a observarla para adivinar el futuro.
Esta piedra se lleva o se usa en rituales designados a renovar o mantener una actitud juvenil (ésta última puede resultar más convincente que la apariencia externa).
Si lo que se desea es perder peso, quizás la piedra de la Luna pueda prestar un poco de ayuda con esto.
No hagas dieta, reprograma tus hábitos de comida; come alimentos livianos a intervalos regulares, evita el azúcar y las grasas, consume menos carne roja, llénate de verduras crudas o hervidas y frutas frescas, y usa la piedra de la Luna cargada para mantener y controlar el hábito alimenticio.
Acción Psíquica: El poder de este remedio es sumamente eficaz en su accionar sobre la psiquis humana en casos de bloqueo por sometimiento o represión tan estrictos que no han posibilitado al ser manifestarse con todo su potencial interno; aquéllos a quienes no se les ha permitido decidir sobre su propia vida, que han sido relegados       por personalidades tiránicas.
Muy útil para chicos sobreprotegidos en extremo y que adquieren conductas neuróticas.
También se utiliza para revertir estados de shocks repentinos que anulan el accionar de la persona.
Acción Emotiva: El marco de la represión no escapa al terreno emocional, su vibración permite a este remedio abrir las puertas clausuradas de los sentimientos.
Es de gran ayuda cuando los impulsos internos tienden al descontrol; suele ser por este motivo que hay quienes empiezan a temer de sus propias emociones y se reprimen aún más por temor a perder el equilibrio racional, lo cual agrava su condición ya de sí delicada.
La virtud de este remedio radica en brindar la serenidad necesaria para manejar las emociones y que éstas fluyan libremente, destruyendo las barreras imaginarias levantadas por el miedo.
Acción Energética: Libera las energías y aporta claridad al espíritu para encontrar el camino hacia su realización, permitiendo el desarrollo del potencial interior. Afín al Centro Cardíaco.
Su efecto es la asimilación.
Propiedades terapéuticas físicas y químicas: Estrechamente vinculada a la Luna, esta piedra muestra un carácter netamente femenino y acuático, por lo que propende a facilitar todo lo relacionado con la meditación, el sueño, la memoria y los poderes de telepatía y clarividencia.
Ésta, al igual que la perla, contribuye a serenar las reacciones emotivas violentas, permitiéndose así alcanzar planos más elevados de la realidad, e incorporarlos a nuestra conciencia.
En el plano subconsciente forma excelentes combinaciones con la malaquita, ya que mientras esta última elimina los bloqueos provocados por esquemas anacrónicos, la adularia calma los estados emocionales emergentes del proceso de cura.
Es la piedra ideal para la meditación, para aquellas personas apocadas o temerosas, pero que buscan denodadamente un desarrollo armónico entre el cuerpo físico y los cuerpos sutiles.
Se utiliza fundamentalmente en los chakras base y plexo solar.
Sin embargo, el blanco es también la frecuencia cromática asociada con el chakra de la corona, por la cual la selenita puede usarse sobre él para energizar los centros curativos más elevados, aunque no reviste tanta eficacia en los cuerpos sutiles más densos.

Este es un pequeño resumen de las propiedades tanto energéticas y mágicas dela Piedra de la Luna; espero que toda esta información sirva para que la puedan aplicar en la aplicación de sus rituales, hechizos y tratamientos de gemoterapia.



OJO:”cualquier trabajo especializado que requieras por favor ponte en contacto conmigo te lo haré llegar a cualquier parte donde te encuentres  en México, todo el trabajo es  probado y certificado!!!  o si gustas una lectura  u otro de mis servicios esotéricos  por medio cibernético que sea el contacto  vía  e-mail marygitana@hotmail.com  o skype  luzgitana79 para México y cualquier otro país de habla hispana!!!,  las formas de pago son a tratar... Gracias!!!...


Print Friendly and PDF

GRACIAS POR TU VISITA, LEERME Y COMPARTIRME